miércoles, 10 de junio de 2009

La mejor terapia.


Desde hace mucho tiempo estoy tratando con personas que sufren todo tipo de afecciones, precisamente un día como hoy falleció en Cuba mi primo hermano afectado por un cáncer linfático, tenia 40 años, ingeniero, con muchas expectativas sobre su vida. Ya no esta.
Quisiera dedicar estas palabras a él, pero mejor la dedico a usted, que ha venido a parar a esta pagina por cualquier motivo, sea que sabe que escribo poesías, algunas historias, que parecen cuentos o mis opiniones sobre algunas cuestiones de la política.
Estamos bien, vamos al trabajo, a las actividades cotidianas y nos enojamos y contentamos con nuestros semejantes mil veces sin dar mucha importancia. Dejamos para mañana lo que debemos hacer hoy y así vamos posponiendo asuntos emocionales o materiales.
Andamos disgustados con la esposa o los hijos, la madre o el padre, el amigo lejano o quien sabe cuantos más.
Por que no opinan como nosotros, o los subestimamos por su forma de vivir o de pensar, nos hieren sus comentarios y nos agreden con sus mordaces palabras. Así de continuo actuamos en este mundo loco.
A todos nos ha pasado, alguien llega de pronto y nos dice, recuerdas a fulano, lo atropello un coche, falleció, o a mengano, le salió una bolita en el cuello y esta internado en terapia intensiva, te acuerdas de tal compañero, cirrosis hepática.
Todos tenemos estos recuerdos en la mente de lugares comunes.
Pero un día sucede, nos sentimos mal y decidimos visitar al medico y ahí de pronto sin yo esperarlo, como dice la canción, me sueltan a boca de jarro y sin compasión, a usted le quedan seis meses de vida...
Tremendo, trágico, no sé como voy a reaccionar.
Todos amamos la vida, nos aferramos a este bochinche ingrato como a lo máximo.
Entonces viene el periodo de la negación, por que a mí, y así comienza un proceso de partes hasta llegar a la aceptación.
Y que sucede en ese inter , vamos, queramos o no poniendo nuestra vida en orden, sea en las cuestiones materiales que nunca faltan, o en las espirituales, que nunca nos interesaron.
Pero solo estoy escribiendo de realidades, si usted me sigue leyendo vera que no he fantaseado en lo absoluto.
No quiero referirme a la calidad de las relaciones humanas, porque seria algo así como sermonear y no quiero parecer perfecto. Cuando no lo soy en la realidad. Acaso no tengo los mismos problemas que todos los demás seres humanos.
Deseo referirme a la posibilidad que tengo de ayudar a transitar sobre un sendero difícil, mientras estamos aquí por que puedo y deseo, y alimenta mi amor y me ayuda a crecer como ser humano.
En lo que esperamos ese día, trabajemos, los médicos dicen fechas y algunos se aventuran a desahuciar personas, estos últimos son realmente valientes, solo Dios sabe los días y las horas.

Hay mucho por hacer y nadie sabe lo que puede suceder, y solo se una cosa, cada minuto se vuelve importante e irrepetible, ya no podemos darnos el lujo de seguir enojándonos por cualquier cosa, llamaré a mis amigos y reharé la amistad, besaré a mi suegra o abrazaré a mi suegro, me contentaré con todos mis oponentes, seré mejor ser humano, en pocas palabras. Cuando ya no este al menos tendrán el concepto que tuve el valor de con o sin razón valorar nuestra relación.
Y me daré un nuevo plan de vida, la terapia. Además de engullir los mil menjurjes y pastillas recomendadas por los galenos, formularé un nuevo plan de trabajo.
No es necesario viajar por todo el mundo, me refiero a las cosas sencillas que he pasado por alto y hoy sin esa prisa cotidiana, puedo intentar hacer.
Pero además. Podré mirar el vuelo de las mariposas, y descubrir que en mi ventana se posa un pajarillo azul muy temprano a cantar para su amada y su canto es bello, descubro poco a poco que a mí alrededor existen otras cosas que fui pasando por alto y comienzo a leer el libro que había deseado, pero el tiempo no me había permitido, valoro mas la sonrisa de todos y sobre todo, la mía. La conversación con mis vecinos, saludo al chofer del autobús y le pregunto al cartero por su familia.
Me percato que al final de la jornada he comenzado a saber vivir para despedirme.
Sin embargo me propongo luchar hasta él ultimo aliento, apreciando la belleza de esta vida y confiando que Dios me tiene reservado un lugar mejor.


paisaje campesino cubano.
foto: asociación nacional de pequeños agricultores cortesia.

2 comentarios:

Carmen Rivero dijo...

Que bueno leer estas cosas porque a veces se pide ayuda a la persona equivocada y acabas dándote cuenta que has cometido un tremendo error y terminas con un problema añadido.
Gracias Ángel, estas palabras son una buena terapia.
Besos

angel collado ruiz dijo...

Paz , amor y hermandad, no hay mejor terapia que dar un cambio al timón y poner en marcha el plan "B"
hoy será el primer día de mi nueva vida, y tendre mucho cuidado al cruzar la calle y mirare al chico aquel que me sonrie y comere mas saludable y llamaré a mi mamá y le dire lo que guardo ,lloraré con ella y despues seremos las amigas que los cotidianos asuntos impedian ser. Al amor que no supo definir su rumbo tambien le llegara su hora porque los lastres no ayudan. Y nuestra amistad será duradera y solida, gracias a Dios.