martes, 9 de junio de 2009

Cuando la vida nos separe.


Para cuando la vida nos separe
Habremos de seguir de la mano
Como compañeros de viaje
Hacia los lugares lejanos
Que nos aguardan prestos

Ya no estarán los labios
Dispuestos al beso matinal
Ni será necesario alimentar
La cotidiana manera de cultivar
Las flores del jardín
Y las palabras tendrán una nueva realidad
Esperada.

La luz se presentara en todo su esplendor
Y los valles verán derramarse
Las aguas que contenían sus caudales
A la vida recién empezada

De la mano iremos amiga
Por sendas que nos fueron anunciadas
de hermosos paisajes nunca vistos
Contemplando un cielo único
Repleto de estrellas
Cual ninguno antes imaginado

Del frescor húmedo de la hierba
Las gotas del roció serán perlas
Que adornaran la tierra
Y gozaremos de la luz
Sin la presencia del sol

Todos al unísono cantando
Agradecidos a Dios por la existencia
Mas allá de los cansancios
Y las batallas estériles
Una sonrisa nueva
Un nuevo canto de esperanza
Desde mucho antes prometido.
de un libro cada vez mas cerca: Cuando la vida nos separe.

2 comentarios:

Carmen Rivero dijo...

Ángel, hay cosas que nunca se separan, perduran más allá de cualquier connotación que se pueda tener del tiempo. Simplemente son indelebles.
Besos

angel collado ruiz dijo...

como nuestra amistad, por ejemplo, que te parecio mi visita imprevista.cuidate, angel