sábado, 6 de junio de 2009

El tiempo, la soledad y tú.

A la lógica manera de ver las cosas pongo el loco asomo de mis horas
Cada vez mas solo entre los pensamientos que no puedes entender
Mirando las estrellas pasar entre las espadas del tiempo como sí un ave
De refulgentes y desconocidos colores pintara los espacios de las horas
Andanadas de silencios la vida puso donde debieron escribirse palabras
Ya tan desquiciantes los amores buenos se fugaron de la madrugada
Dejándome sin sueños que atenuaran mis largas horas sin tus besos
Calmo acepto de las inconfundibles dagas clavadas al pecho el padecer
Sin mas consuelo que saberme abandonado donde no te puedo amar
Vuelan entonces mas alto los ojos que te vieron y mi alma clama a ti
Ya nada mas deseo, nada mas si no estas tu, solo espero callado, el fin.

3 comentarios:

Carmen Rivero dijo...

Amigo, Ángel este de hoy está muy triste. Bonito, pero muy triste. Esta última frase “Ya nada mas deseo, nada mas si no estas tu, solo espero callado, el fin” no te pega.
¿Cómo que el fin? ¿Cómo que callado? No, no, no, no…tienes mucho que contarnos, enseñarnos y mucho por vivir.
Besos

Meulen dijo...

Comprendo , aveces parecemos estar solos...es que pesan las ausencias, las pérdidas de las querencias y del amor también...
pero la vida respira por los 4 costados, y palpitan al son de la energia de tus manos y tu corazón , se unen a todo ...ya vez no estas nunca solo!
Un abrazo amigo.

angel collado ruiz dijo...

Gracias por darme animos, no os preocupeis, ando en una busqueda de recursos literarios y me he movido un poco de epoca, es digamos ejercicios para probar otros estilos, no temais. un abrazo las quiero por observadoras.gracias angel