sábado, 1 de agosto de 2009

AZUL COMO EL CIELO. Cuento para niños pequeños. Sebastián Alonso- Corral.


La bisabuela Amelia vivía en una casa muy blanca con techo de tejas rojas. La casa era así porque en esa época todavía no se habían inventado muchos colores y el mundo era todo blanco, todo negro y un poco gris, a Amelia le gustaba mucho tejer, tejía y tejía, todo el tiempo: hacía mantas,gorros blancos... Y de colores para sus nietas Andrea y Tamara,mantas y gorros de varios colores para las hijas, nietos y bisnietos... Facundo, Francisco, Juan Manuel, Emily, Carl y Laura. Todas las tardes se sentaba a tejer delante de la tele,¿Dónde esta el gorro azul que estaba haciendo? Se preguntaba, pero como nadie le contestaba no tenía mas remedio que ponerse a buscar. Buscaba y buscaba por toda la casa, miraba sobre la alfombra roja y sobre la cama blanca, revisaba debajo de la mesa blanca y arriba del ropero rojo, y luego daba vueltas por toda la casa y a veces recorría también la plaza de enfrente,repleta de árboles ypastos verdes, porque ya se sabe, que cuando no se encuentran las cosas en los lugares en los que deben estar, hay que tratar encontrarla dónde jamás estarán... me cansé decía siempre y justo en ese momento el tejido aparecía: había dejado el gorro azul sobre el sillón blanco. –Al fin !!! –decía la abuela aliviada, –ahora si podré terminar este gorro. Pero al día siguiente vuelta a empezar: el tejido se volvía a perder! ¿Donde estarán los guantes blancos que empecé ayer? Decía la bisabuela y después de mucho buscar los veía sobre la alfombra roja. Una tarde la bisabuela Amelia se puso a tejer una bufanda muy linda, muy larga, y muy blanca. Estaba tejiendo cuando sonó el timbre. La abuela se levantó para ver quien era. Soy Pepe Amelia, el vecino nuevo, vine porque me gustaría- que me haga un gorro abrigado para el frío. Como no... dijo la bisabuela.- primero termino la bufanda y después le hago elgorro-. Gracias Amelia, dijo Pepe y después se fue. La bisabuela volvió al sillón para seguir tejiendo la bufanda pero... No la encontró. Buscó y buscó pero la bufanda blanca no apareció. Dijo- ¡Ufa! ¡Se terminó !- Entonces buscó un libro muy gordo que tenía encima del ropero, lo abrió y empezó a leerlo. Dice.. . ¡Que bien, hay recetas para inventar los colores ! Eso voy a hacer ! Sin pensarlo dos veces salió a buscar las flores blancas que crecen en el fondo del jardín, cortó algunas y las puso en una olla muy grande con agua, revolvió un rato largo sobre el fuego. Parecía una sopa. Después llevó uno por uno todos los ovillos de lana blanca al jardín. Tomó la olla para tirar la mezcla sobre la lana pero justo cuando salía tropezó con una piedra y se cayó. La sopa se volcó sobre el césped que quedó todo de color verde, tan verde ¡Como el césped ! ¡Que lindo! Dijeron todos cuando vieron- la hierba de ese color. Pero lalana siguió blanca, tan blanca como la nieve dijo la bisabuela,-voy a probar con otra receta- y esta vez junto un montón de hojitas secas, las puso sobre la mesa y las aplastó hasta que se convirtieron en un polvito, puso todo en un frasco y salió de nuevo al jardín. Justo cuando iba a echar el polvillo sobre la lana blanca un viento muy fuerte se puso a soplar y el polvillo subió alto, muy alto, hasta el cielo que quedo de color azul, tan azul como... ¡cómo el cielo! La lana seguía de color blanco, más blanco que nunca. La abuela probó todas las recetas del libro, inventó el color rojo, el amarillo, el celeste, hasta el violeta que es un color bastante difícil. La lana siguió siempre blanca, blanca como la nieve pero a la bisabuela ya no le importó, compró un montón de pinceles, llamó a todos los chicos para que pinten el mundo que desde ese día se llenó de color.

Sebastián Alonso Corral - Poeta Argentino/Español, radicado en San Pedrode Alcantara-Marbella- España

3 comentarios:

angel collado ruiz dijo...

Abuelo desde que dejaste este cuento en mi pagina de la Argentina, me gusto mucho, tiene todos los ingredientes para ser didáctico y ameno y lo estoy incluyendo en la canasta de cuentos de la nueva escuela donde trabajo, con tu permiso.un beso tu nieto angel.

Sebastian dijo...

...mi querido nieto del alma ANGEL, nadie mejor que tu puede llevar el nombre que tu llevas, porque eres dentro del mundo que nos toca vivir lo mas parecido a un ser espiritual y la abuela Amelia Teresa desde el cielo con seguridad te esta bendiciendo, y ella tambien te adoptara con orgullo por tu sabiduria en el arte de amar. Eres un elegido y tienes todas las facultades para la difusión del cuento en la nueva escuela.
Sebastián-01-08-2009.-

angel collado ruiz dijo...

Gracias Abuelos AME y SEBAS , un besote para ambos.Dios los bendiga!