viernes, 7 de agosto de 2009

SOLO PARA CONOCEDORES.


No se confunda no esta viendo un simulacro de juego de béisbol, son niños cubanos que aman este deporte y lo practican con lo que encuentran a mano y muchas veces a mano limpia, tal es la pasión y el deseo de hacerlo.
Da igual si Cuba esta entre los países mas poderosos en la practica de este deporte, a nivel de calle siempre, desde que yo recuerdo se ha batallado para conseguir un guante, una pelota y no digamos, los bates. Remendados y clavados hasta el cansancio y “enteipados” con mucho esmero para poder continuar el juego y claro no puede faltar, aquello conocido y reconocido de muchos, el hijito de papá, con posibilidades, sabrá usted porque, que aparece de la nada con sus guantes, pelota, careta, y bate, marca “INDER”, presumiéndolos y pretextando que si no juega se lleva todo, desgraciadamente es malo, no nació con habilidades de pelotero, razón por la cual se lo rifan con desgano, pero gracias a esos niños los demás jugamos y retozamos, revolcándonos en primera, aunque al llegar a la casa nuestras mamás nos ponen tremenda zarandeada, ¡niño mira como vienes y traes otra vez roto por las nalgas el único pantalón que tienes!
Pero uno llegaba feliz, habíamos jugado hasta el cansancio y claro, el juego se había “ido” por el niño consentido, pero así es la vida cuando no se tiene mas que un palo de guayaba y un entusiasmo a prueba de todo, descalzos y con la sonrisa más bella del mundo.

Enteipados: cubrir de cinta aislante el bate para evitar que vibrara.
Ido: perder por él más débil, más malo, peor jugador.

3 comentarios:

Javier Pol dijo...

Es la esperanza y la vergüenza de muchos países, que sus niños y ciudadanos de a pie se refugian en practicar los deportes que aman para olvidar las penurias diarias, y por unos instantes maravillosos no pensar en que apenas llega el pan a la mesa y las oportunidades por salir de la miseria que les rodea se olvida pensando en ser los mejores jugadores de béisbol de Cuba.

Fantástico articulo que refleja la realidad de la Cuba de los Castro, que no de los cubanos.

angel collado ruiz dijo...

Reflejé mas bien aqui un episodio de mi infancia, ya muy lejana.Gracias Javier un saludo afectuoso, angel

Meulen dijo...

un niño es un niño...felices los que al menos pueden soñar!!
auqnue podrían ser mucho mas sin dudas!

saludos estimado!