martes, 18 de agosto de 2009

Una mujer es contagiada de SIDA cada seis horas.


Dicen las estadísticas que se infecta una mujer de SIDA, cada seis horas en América Latina. Según estos números las mujeres que contraen la enfermedad sumarian al menos 1460 casos al año.
Alarmante cifra, pero solo están siendo incluidas las que se remiten a los centros asistenciales.
¿Cuál es la realidad entonces? Mucho más aterradora.
De manera silenciosa, el SIDA, invade cada uno de los entornos poblacionales, donde apenas tres décadas atrás su nombre era desconocido.
Una enfermedad altamente mortal, y trasmitida por tres vías conocidas, la sexual, de un portador del virus a una persona sana, de una madre contagiada a su criatura en formación dentro del vientre y por compartir jeringas con droga, en el caso de los grupos que utilizan este tipo de instrumentos para drogarse.
No se transmite por besar a una persona, o saludar de mano, abrazar o incluso relacionarnos con las personas enfermas.
Ante todo debemos humanizar la situación. Cualquier persona esta expuesta a sufrir esta o cualquier otro tipo de enfermedad contagiosa. Lo hemos vivido y aún vivimos en el caso del Virus de la Influenza.
No tenemos que alarmarnos. Nuestro deber como sociedad es primero que todo, conocer como se trasmiten las enfermedades. Para poder prevenirlas.
Desgraciadamente nuestro grado de cultura social es complejo, lo que provoca exposiciones al contagio de manera directa, a sabiendas del peligro, las personas no optan por cuidarse.
Exponerse al contagio es un acto suicida, pero exponer a la propia familia es un acto criminal.
Conozco pueblos,sin mencionar nombres, donde la población masculina en una alto porcentaje es emigrante y debido a factores muy variopintos, regresan infectados del virus del SIDA y al tener relaciones con su pareja la contagian.
Sobre estos peligros debemos hacer mayor publicidad y más conciencia, para que nadie crea que la ignorancia es algún tipo de vacuna efectiva.
Se hace hincapié en usar el condón, yo siento que más que eso se debe educar a la población para corregir hábitos nocivos. Y la madurez para meditar sobre el peligro de ver destruida una familia por no observar las mas elementales normas de precaución.
Para mayor información, Consulte sin costo alguno al 01 800 TELSIDA. Desde todo México.

2 comentarios:

Carmen Rivero dijo...

Ángel, estoy totalmente de acuerdo contigo, hay que informar a la población y sobretodo y desde mi punto de vista la formación es fundamental, para que se pueda tener una vida sexual responsable y satisfactoria.
Este post me parece muy acertado y de rigurosa actualidad...
Gracias
Besos

angel collado ruiz dijo...

Hablamos mucho de los derechos de las mujeres , pero no los respetamos, cuantos hombres contagiando a mujeres con el SIDA, por habitos y costumbres netamente machistas. Debido a mi trabajo he viajado a pueblos , donde los indices de esta enfermedad son alarmantes, al punto de tener que dar platicas a grupos enteros de la sociedad. debido al alcance del asunto, maridos que viven en USA y allá se contagian , vuelven una vez al año y desgracian a la familia.