lunes, 10 de agosto de 2009

Embarazos no deseados.




Escribir sobre este tema es algo complejo, por ello trataré de asumirlo de manera sencilla, enfocado no pensando en los padres, ni en los especialistas, sino más bien en los jóvenes.
La juventud es una etapa, como escribí ayer, de cambios, no solo físicos y mentales, cambios de muchos tipos, sobre todo, debido a esos, cambios físicos, transformaciones en las glándulas que nos proveen de hormonas.

Sin entrar a especificar, deseo volar rápidamente al tema en cuestión.
La atracción entre los jóvenes se comienza a apreciar desde muy temprana edad, la atracción esta dada por diversos y complicados factores objetivos y subjetivos, desde algo tan simple como un peinado de moda y un estilo de caminar, hasta algo verdaderamente sofisticado.

Es deber de los padres y maestros, adultos en general, informar a tiempo a los adolescentes el buen funcionamiento de su cuerpo, las funciones reproductivas, deslavando todo morbo y aplicándonos a cuestiones netamente practicas, dado el entorno de situaciones que se nos vienen presentando.
Me ha tocado “disertar” ante un grupo numeroso de mis alumnas, imparto clases a señoritas de entre 16 y 20 años aproximadamente, sobre asuntos relacionados a embarazos no deseados, sobre todo sus consecuencias en el aprovechamiento de una juventud eficiente y libre, donde se deben ocupar en proyectarse al futuro, preparadas y capaces de hacerle frente a su vida, con entera libertad. Cosa que al tener un bebé, dentro de un “cuadro social inesperado”, frustra y contribuye las mas de las veces a un abandono de los estudios, para ocuparse en labores de maternidad.

Nunca he aconsejado a mis hijos y alumnos, tener relaciones prematrimoniales, no soy quien para aconsejar estos tópicos con las estudiantes y en mi hogar conversamos frecuentemente sobre el factor riesgo, tanto para hombres como para mujeres. Debido a enfermedades y cuestiones emocionales que después afectan a la persona profundamente.

Si debido a los impulsos propios de la juventud inexperta, se decide iniciar una vida sexual, bueno seria consultar a un especialista que aconsejaría como relacionarse sin consecuencias no previstas.
Pero desgraciadamente la mayor cantidad de accidentes de este tipo se dan llevados por impulsos y sensaciones mas de las veces impensadas y dejándose llevar por las pasiones del momento.

Mi modesto consejo es, evitemos acercarnos tanto a la hoguera que podamos quemarnos.

Formar una pareja estable, lejos de ser considerado una expresión tradicional, es una consideración de tranquilidad emocional.
Para aquellos que han iniciado una vida sexual, mi consejo, una vez que no estoy para juzgar, es protegerse y evitar a toda costa una enfermedad que pueda poner en riesgo la propia vida y la de otra persona incluida la de un tercero que resultaría víctima inocente de este tipo de cuestiones.

El amor es una cosa esplendorosa, dice una antigua y bella canción, el amor no pasa de moda y las relaciones de pareja se continúan dando.
Es algo así como imposible encasillar y controlar tales relaciones.Mucho menos satanizarlas.

Aconsejo si, ocuparse en los aspectos donde somos mentores. Y que puedan traer consecuencias no deseadas, previniendo a tiempo. Existen muchos métodos anticonceptivos, que no perjudican a la salud y cuidan de embarazos no deseados.

Hasta tanto se tengan las condiciones apropiadas para formar una verdadera familia, en una unión favorecida por el amor y la compenetración espiritual. Donde estoy seguro los hijos serán una pilar y un orgullo.Se deben cuidar las relaciones sexuales.
Para fomentar familias unidas y un respeto a la integración familiar, fortaleciendo su felicidad y la de quienes los rodean.

2 comentarios:

angel collado ruiz dijo...

Este articulo, lo escribo con la sinceridad que me dan 53 años de vida y muchos de experiencia , y de meditación sobre el particular, lo que me hacen sin tener un titulo, Dr Honoris Causa en la materia. Gracias y perdonen la risible autotitulación. angel

Carmen Rivero dijo...

Ángel, este artículo es muy certero y de actualidad en todo el mundo. Muchas gracias Dr. Collado.
Besos