sábado, 18 de julio de 2009

Que pequeño es el mundo.




Cuando conocí a la señora mexicana que después fue mi esposa y madre de hija, ya otro amigo en mi trabajo me había hablado que tenia una novia mexicana.
Pero en dos años mas, mi vecino y otro amigo, se preparaban para ingresar a México, casados con ciudadanas aztecas.
Una alumna mía de la clase 1978, me dijo un día con los ojos llorosos, que se iba del país, nos despedimos y le desee muchos éxitos futuros.
Nos encontramos en 1985 en la Ciudad de México, sin yo esperarlo, a ella y toda su familia.
Trabajaba en el estado de Zacatecas, hace 7 años, cuando decidí aventurarme por una carretera que decia Jerez, después de trabajar, me fui de curioso a ver las tiendas que venden botas vaqueras y al escuchar mi acento alguien me dijo, también usted es músico, no, respondí, vendo libros para maestros, me dijeron que en la casa de la cultura había cuatro maestros músicos cubanos.
De esa ocasión aumento la lista de mis amigos cubanos a cuatro maestros, y sigue creciendo, cuatro esposas, hijos y hasta suegra.
Caminaba por el centro de San Luis Potosí, hace como un año cuando me topé con otro músico cubano, este viaja desde Zacatecas aquí para colaborar con la sinfónica del estado.
Y en el transcurso de este mes aumente a tres más mis nuevas amistades cubanas.
Viajo mucho, por muchos y variados motivos, hace 5 años llegue a Matamoros a comprar un carro americano, y alguien me dijo, allí a media calle vive un paisano suyo, me fui a verlo, lo salude y conversamos como dos horas me invito una cerveza y un café. Conocí su historia y recordamos juntos muchas cosas como viejos amigos.
A muchos no los he estado buscando, aparecen así de la nada, regados por este amplio mundo.
La primera vez que pase la frontera de mojado para EEUU, en San Isidro, me dijeron, no te vayas de aquí en un rato van a llegar dos cubanos que se escaparon hace como seis años y les hable de ti y quieren conocerte.
Estuvimos toda una tarde hablando, en un pueblito americano polvoriento, tres cubanos y dos México-americanos, como recordando el tiempo.
Una vez vivía yo entre semana en un pueblo llamado Villa González Ortega, que me trae bonitos recuerdos, cosas de trabajo, cuando alguien me dice, aquí vive otro cubano , se caso con una joven de aquí. Anda Angel a buscarlo para hablar de lo mismo, de Cuba.
Mérida, Ciudad de México, Celestum, Matamoros, San Luis Potosí, Glez. Ortega. Oaxaca. Querétaro.
Tantos lugares, donde me he ido a encontrar con paisanos, que nos alegramos de vernos como si nos conociéramos de toda la vida , y hablamos con cariño y los mexicanos no miran, preguntándose, cuantos millones de cubanos son. Muchos no saben que más de un tercio de nosotros vivimos fuera. Algo así como si fuera de México, vivieran 40 millones de mexicanos. Es Cuba el país de América que más población tiene fuera. Cuando era el único país que no tenia tradición de emigrantes.


2 comentarios:

Carmen Rivero dijo...

Así es Ángel, fíjate si es pequeño que hasta nosotros nos conocimos y eso que estoy de otro lado del atántico.
Besos para todos

angel collado ruiz dijo...

por supuesto, y la lista continua. un beso, angel