miércoles, 8 de julio de 2009

Entre cuatro coartadas.


Cuatro historias contadas cada una vivida
cada una profunda, como cuatro heridas
las más finas palabras, distantes y tibias.


Miradas desde cuatro puntos diferentes
cardinales simétricos y distinguidos
como fuegos que marcan lo perdido
adentrados en confesiones olvidadas
cuatro minúsculas sombras desconcertadas
que huyen sin ser vistas en la mañana
aromadas de perfumes desconocidos
flores exóticas de tan sofisticadas urbes
entre tanto mías por momentos abandonadas.


Se han posado en mi mente como hiedras
reclamando su cuota de sensibilidades
arrancadas del alma, tal vez intocadas
sin sombra de sospechadas infidelidades
cuatro historias contadas aprisa y sin celos
como cuatro coartadas improvisadas
que me salieran al paso desnudas
sin saber que hacer con ellas mi existencia
si no amarlas por ser cuatro causales de vida.
Mujeres en azul con fondo naranja. Oléo del pintor cubano Cundo Bermúdez.

2 comentarios:

Meulen dijo...

Si me encanta la pintura...
así los versos
que en ambos se expresa sino lo mismo
quizás lo esencial que es llegar con un mensaje más allá de un título
o más allá de unos versos ...
por eso el arte es universal, cada quien tiene su mirada de siglos acumulada...
Hermoso!

angel collado ruiz dijo...

Prefiero, es un modo, adornar un verso con una pintura, y estas son famosas , asi divulgo a mis alumnas cuando les recomiendo mi pagina para que incrementen su aservo.