martes, 7 de julio de 2009

Ataque feminista.( Alevoso).

Once personas se aferraban a una misma cuerda que colgaba de un helicóptero, diez hombres y una mujer.La cuerda no era suficientemente gruesa como para soportar el peso de todos, por lo que decidieron que una persona debía soltarse, de otro modo, todos caerían. No lograban elegir quién sería esa persona, pero entonces la mujer, con voz firme, anunció que se ofrecía voluntariamente para soltarse de la cuerda.Después de todo, dijo, estaba acostumbrada a relegar sus intereses propios, ya que:- Como madre siempre daba prioridad a los hijos.- Como esposa, anteponía los intereses de su marido a los propios.-Como hija se doblegaba ante su padre.- Como profesional permitía que sus jefes obtuvieran el crédito por sus logros.- Como mujer, dijo alzando la mirada hacia el infinito y poniéndose una mano sobre el corazón: su misión en la vida era sacrificarse por los demás, sin esperar nada a cambio.Eufóricos de emoción y orgullo, los hombres como siempre tan pendejos, rompieron en aplausos... y se cayeron los babosos.Moraleja para los hombres:Nunca se confíen de la abnegación de la mujer, es noble pero no pendeja.besos



Esto lo escribio mi querida amiga Carmen, dedicado a todas las mujeres, por supuesto y para que nos sirva la referencia de jamas aplaudir a ninguna si no estamos a buen resguardo.

2 comentarios:

Carmen Rivero dijo...

Oye, era sólo un chiste...sabes que estos últimos días he sido eliminda hasta de esa categoría...
+besos

angel collado ruiz dijo...

Te quiero Carmen , sonrie y alegrame el día. besos