jueves, 18 de marzo de 2010

De Prepotentes, Potentes e Impotentes.

El Embajador de la tiranía cubana, Manuel Aguilera envía una carta al senador del PAN, Rubén Camarillo Ortega, calentando la frágil cuerda que ata las relaciones entre ambos países.


En un velado acto de chantaje, considera improcedente que el Senado de la Republica mexicana someta un punto de acuerdo por la muerte de nuestro hermano Orlando Zapata Tamayo.

Y se ofrece a dar una versión adulterada de los hechos que tienen al mundo entero pidiendo justicia y respeto por los derechos humanos de los disidentes y presos de opinión.

Precisamente hoy se cumplen siete años del injusto y arbitrario encarcelamiento de 75 personas inocentes, a cuyo grupo perteneció Zapata Tamayo.

Las Damas de Blanco son fiel exponente de la brutalidad y el desespero de los fascistas cubanos.

Si alguien tiene dudas de cómo tratan en Cuba los testaferros del régimen a las personas que piensan y opinan distinto a ellos, este es un claro ejemplo de ello.

Gracias a Dios los testimonios no pueden ser negados y al menos en las televisoras más importantes de México, la noticia fue ampliamente difundida.
Admiro y resalto la actitud honesta y valiente del Sr. Senador Camarillo Ortega, sea o no favorable el corùm en el citado Senado, su valiente respuesta al vocero de la tiranía, que se hace llamar embajador, queda suficientemente clara, México le recuerda al susodicho personaje isleño, que él es solo un invitado a este país.
Creo que algunos han empezado a perderle el miedo al Zarape del Muerto.