sábado, 13 de marzo de 2010

Aleida, la oportunista.

En  momentos en Cuba, cuando la decisión de una huelga de hambre por reclamar derechos humanos para los disidentes inocentes, presos por la tiranía castrista, tiene al borde de la muerte a un hombre más, a quién le importa las declaraciones de la hija de un asesino, que trabaja de vocero para la dictadura.