lunes, 5 de octubre de 2009

AZUL.


Soy azul, vengo del mar, añoro los azules que la mar refleja. Las tonalidades que identifican la profundidad del océano. Los contrastes entre los verdes, de los pinos y los bosques en la lejanía y los cienas. Los grises hermosos y únicos de la arena.
Me identifico con el tono de las paredes en las ciudades coloniales mexicanas. Contrasto bien con los fuertes verdes de los magueyes, que adoro. Amo los verdes tenues casi amarillentos de las hojas que cubren los elotes, ya maduros. Amo las manos y los dedos, los pechos que se muestran insinuantes en las pieles morenas, que brillan envueltas, en su piel de salitre y de olores.
Destacan de mis gustos las tejas de barro, cocidas en hornos de carbón. Rojas y crujientes que despiden su olor a tierra cuando las empapa la lluvia.
Un mezcal, acompañando un trozo de asado, o un buen pescado a la orilla del mar de Celestum.
Eso es vida, andar en pantalón corto, una playera blanca, y un sombrero de paja. Mientras mas usado mejor.
No me interesa una cuenta bancaria, ni una casa con muchas habitaciones vacías, oliendo a polvo o humedad.
Con unos huaraches de aquellos del mercado de Mérida, suela Firestone, esos que jamás se acaban de gastar.
Comer con las manos ,agarrando una tortilla, Estar con los amigos pescadores, reírnos de los niños que las olas revuelcan al querer nadar, llamar gritando al vendedor de guayas y comer sin preocuparnos de manchar la playera blanca. Mirar a mi mujer y saber que la fidelidad es posible. Tener un montón de sobrinos, ver la libertad de ser útil, al escribir y leer.
Dormir en una hamaca y roncar de lo lindo.
Sí, soy azul, intenso como el horizonte donde mis ojos se pierden, añorando siempre, añorando como buen marino, la barca y las olas, las enormes marejadas y las gaviotas picarme en el hombro.
Y cuando el tono claudique al tiempo, ceniza, gris y poca. Regada por la playa. Volver a ser azul en la profundidad del mar.

2 comentarios:

Carmen Rivero dijo...

Ángel, me encanta esto. ¿me lo puedo llevar a casa?
Besos

angel collado ruiz dijo...

Carmen, acaso esta no es tu casa, puedes hacer lo que gustes , sin pedirlo. un besito angel