viernes, 25 de junio de 2010

La revolución traicionada.


Mucho se ha especulado y escrito en estos últimos 51 años relacionado con el pensamiento de Fidel Castro, y los propósitos que lo llevaron al poder. Como estudioso de la Historia, considero que todos los procesos que involucran a los hombres y sus circunstancias deben ser medidos con imparcialidad y frialdad. La Revolución Cubana es un proceso que sin restar meritos a Castro, no es labor de un solo hombre. Se van dando los antecedentes desde el instante mismo del golpe de Estado de Batista sobre un Presidente tibio e indeciso, como lo fue Carlos Prío Socarras, que sobrepasado por el cuartelazo, se siente impotente de hacerle frente al hombre fuerte del ejercito.


Sin embargo contaba Prío Socarras, con el apoyo de las fuerzas democráticas y los partidos políticos e incluso el apoyo de una juventud dispuesta a luchar por restaurar el orden constitucional.

Nada de esto fue usado por la cobardía del entonces Presidente y su animadversión a un enfrentamiento mayor con los Generales y Comandantes involucrados en el golpe.

Todos estos acontecimientos degeneran en un largo proceso histórico, donde los jóvenes cubanos liderados por Fidel Castro y Abel Santamaría, intentan asaltar el cuartel Moncada y son repelidos antes de poder ingresar al mismo. Todo el proceso del presidio político a que son sujetos y las condiciones de beneficios que logran tener debido a las influencias del suegro de Fidel Castro, con el dictador Batista.

Una vez triunfante la Revolución, las cosas adquieren otro tono, una nueva visión inicia el 1ro. De enero de 1959, que trastorna todo el ritmo de crecimiento que traía el país y que está registrado en los records de la ONU y de los Organismos encargados de llevar las diferentes anotaciones de cada rubro importante de cada Nación del Mundo, por aquellos años.

Fidel Castro haciendo uso y abuso del capital político obtenido, en la lucha clandestina y la Sierra Maestra, anuncia públicamente que la Revolución es más verde que las palmas de Cuba. Palabras que han caracterizado la mayor y más descarada mentira de cuanta nos ha dicho.

Así se inicia un proceso complejo de describir, Batista que fue presionado por los propios EEUU. Para que abandone el poder, es sustituido por un hombre que quiere hacer reformas pero no respeta los procedimientos democráticos. Ordena, ejecuta, reprime y se presta de argucias y traiciones para deshacerse de todos aquellos antiguos compañeros que lo ayudaron a llegar al poder. En ese camino desaparece el comandante Camilo Cienfuegos, el comandante Huber Matos es acusado falsamente de traidor y condenado a 20 años de prisión, convirtiéndose en un personaje emblemático de la oposición a la dictadura castrista en todos estos años.

El comandante William Galvez es fusilado por oponerse a ser parte de una tiranía, los hermanos Francisco y Mario Chanes son condenados a treinta años de prisión por intentar derrocar al tirano Castro y la revolución va entrando en un periodo radical, que sirve de marco para un aislamiento que dura hasta estos años. Incluso con la muerte por fusilamiento del General Ochoa y De la Guardia.

Girón, la crisis de los misiles y la intromisión gracias al gobierno de la tiranía, de los soviéticos en el entorno americano.

Los objetivos primarios de una revolución verde como las palmas de Cuba, quedan muy pronto ahogados en un sistema represivo que no acepta una opinión contraria a la ofrecida por ellos. De un momento a otro se convierten en dueños, los tiranos, de la verdad absoluta según sus convenientes puntos de vista y nos pasan a formar de nación independiente,  a satelite de un poder extranjero que destruyo todo lo hermoso y nacionalista que en su esencia prometía ser ese proceso revolucionario.

Si estudiamos a fondo las características que determinan un proceso revolucionario, llegamos a la conclusión histórica desapasionada y franca que la revolución cubana termino en el año 1970, cuando se firmo la ley 270 que ofrecía jubilar a todos las personas con el 100% de su salario, pura demagogia, pero no deja de ser una ley revolucionaria, que posteriormente fue abolida.

Decir que la Revolución continúa pasados esos años es un anacronismo historico.

En todo este largo periodo de tiempo que abarca medio siglo, el gobierno de la dictadura y su tirano en jefe, no han dejado de tener acercamientos con los diferentes gobiernos de EEUU, con uno u otro motivo, y cuando han querido alocar al vecino del norte les han soltado los controles migratorios para ponerlos a temblar.

Sin embargo el mayor enemigo del Estado cubano , no son precisamente los Gobernantes de EEUU, ni incluso la CIA, ni la Mafia , es el propio cerebro de la revolución, Fidel Castro, que en su afán de controlar la vida pública y en un enfermizo deseo de adueñarse del poder, ha convertido la convivencia, las libertades, la vida pública y al país en un verdadero caos y algo más que ello: Ha convertido a los cubanos en ciudadanos que fingen sus sentimientos, niegan sus verdaderas opiniones y viven una horrible vida de simulación por temor a ser hechos prisioneros, como muchísimos que no se han doblegado a estos cánones y engrosaron , y engrosan las listas de las más temidas prisiones del mundo moderno dentro de la isla, caso concreto los prisioneros de la primavera negra.

La libertad anunciada ante un pueblo que se entrego apasionadamente, no llego a florecer con la Revolución, desde los primeros meses, Lunes de Revolución por citar un ejemplo, sufrió el acoso y la censura, los poetas fueron obligados a callar sus palabras y algunos como el maestro Heberto Padilla fue literalmente obligado a tragar sus escritos.

La brutalidad, la vigilancia de la vida privada, la cancelación de los medios de comunicación masivos, hicieron que este pequeño grupo dictatorial, tomara las riendas del poder de manera vitalicia y sanguinaria y desplegara sobre el territorio nacional las medidas y las consignas y las mas locas ideas que cualquier ser humano haya visto en los días de su vida. Desde querer hacer una zafra de 10 000 000 millones de toneladas como si fuera a acabarse el mundo, aún a costa de incrementar el costo de producción de manera alarmante según los patrones de cualquier analista económico, hasta la loca y absurda idea de sembrar café a la altura del mar y sin las condiciones naturales que debe tener este tipo de cultivo en especifico.

Vacas con aire acondicionado y cualquier idea descabellada que al Comandante se le ocurría era convertida de inmediato en decreto ley, sin pasar por ninguna cámara de diputados o senadores. Eso solo, de por si documenta las características básicas de una dictadura vulgar y para colmo desafortunada y desastrosa.

Sin irme muy lejos del tema, los chilenos sabrán comparar este relajo administrativo y descabellado con los programas económicos desplegados en la nación andina por el no menos célebre y sanguinario General Pinochet, pero al menos aquel otro, llevo la economía Chilena a niveles nunca antes alcanzados.

Cont.


mausoleo al comunismo en La Habana , Cuba