lunes, 28 de junio de 2010

Fabrica de Espías.




Es sabido la cantidad de maniobras desesperadas por las que opta la tiranía en su doble juego moral, si no tienen otra alternativa en puerta y deben ceder el poder ante lo inevitable de un colapso económico, si antes  la Democracia Representativa norteamericana no decide aligerarles la carga y perdonando a la rata moribunda le saca la garra de la yugular y los deja correr con un poco de suerte hasta que venga el presidente coherente y los atrape en la red nuevamente y los coloque en su justo lugar, si no vamos por ese camino, entonces la dictadura juega rápidamente un juego que conoce al dedillo, la infiltración , la desestabilización y utiliza a todos esos peones que ha guardado en lugares tan estratégicos como Miami, Madrid o México, para lanzar campañas desesperadas de solidaridad y ayuda a una revolución luminaria. Reivindicativa de los valores más sagrados del socialismo, etc.


Siempre queda un arma secreta y letal el espionaje, maestros en el arte de la simulación, también han logrado introducir piezas claves en todas las estructuras necesarias para, en caso de salir quemando, puedan implementar mecanismos de desestabilización en la propia Cuba, con la peregrina idea de impedir una transición pacífica y madura, como las que vimos efectuarse en España y  Chile.

Dudo que los tiranos cubanos, se inmolen envueltos en la bandera, es mucha pieza patriótica para tan pésimos actores.

Lo que no logro entender aún es, si seremos capaces de perdonarlos, olvidar o permitir otra vez que exista un partido socialista, comunista o fidelista en la isla, yo apoyo la moción del destierro por cien años de estos engendros diabólicos y sus lacayos cómplices de adentro y de afuera.