domingo, 26 de abril de 2009

Virus de la influenza porcina.

Acabo de ver un programa especial con la periodista, Adriana Pérez Cañedo, profesional que conserva el prestigio de una carrera muy vapuleada en México. Hasta este momento son aproximadamente 1390 personas infectadas aceptadas, han sido dadas de alta mas de 900, y han fallecido unas 80 personas.
El virus esta detectado en la ciudad de México, el estado de México, zona conurbana de la propia ciudad capital y el Estado de San Luis Potosí, fundamentalmente.
Se han suspendido las clases en todos los niveles e incluso las misas católicas hasta el día 6 de mayo.
Dicho virus, presenta los siguientes síntomas, dolor intenso de cabeza, dolores musculares, flujo abundante de moco, tipo catarro, estornudos y tos abundantes, temperatura por encima de 39 grados, de no acudir inmediatamente a cualquier centro de atención hospitalaria, pueden correr el riesgo de agravar el cuadro viral pudiendo tener un desenlace fatal. Sin embargo la enfermedad no es mortal.

No vale la pena ser vacunado en estos momentos, según dicen los especialistas, debido al tiempo de incubación de los efectos benéficos, etc. Cuestiones técnicas. Se pide a las personas que no se automediquen y acudan a los hospitales al menor síntoma.

Fundamentalmente esta es la noticia estrictamente expuesta. Con los días iremos escuchando otros aspectos que surgen a la par de dicha epidemia y que en mi opinión dejan entrever un manejo pobre de este tipo de situaciones por parte del gobierno federal. No es una critica a la ligera, México carece de controles sanitarios efectivos y es de todos conocidos las formas y maneras con que se tratan muchas veces asuntos relacionados con la seguridad social y la salud publica, desde pequeños negocios sin supervisión sanitaria, hasta la famosa “mordida” que suple descaradamente las visitas y seriedad que debe primar en ciertas áreas de controles sanitarios.

Esta enfermedad, solo se trasmite de persona enferma a otra sana, por los flujos nasales, estornudos, saliva, etc.

La epidemia, deja al descubierto la vulnerabilidad de la población ante la desinformación o la parcialidad en la misma o el acostumbrado amarillismo de la prensa nacional y la respuesta a la defensiva del Sector Salud.

Por lo pronto la ciudadanía a optado por refugiarse en sus casas y no asistir a lugares públicos, entre la ignorancia y el miedo, las ventas de cubrebocas son la nueva modalidad.

Según datos de ultima hora, divulgados , el virus aparecio por primera vez en el Estado de Oaxaca, tal vez de una persona nacional proveniente de California, EEUU, por el año 2005, cabria preguntar , que planes se implementaron en cuatro años.?

2 comentarios:

Carmen Rivero dijo...

Hola Ángel, no sé que decirte ante todo eso que está pasando, sólo se me ocurre decirte que te cuides mucho, tú y los tuyos.
Besos

angel collado ruiz dijo...

Sonrisa, uno siempre esta en manos de Dios, esperamos que no aumenten los casos de personas enfermas en México y al parecer los medicos y los hospitales trabajan a marcha forzada para asegurar que asi sea. Estamos bien, esto nos va a pegar por el lado economico pues al suspender clases dejamos de ganar , pero en unos dias mas se retornara a la normalidad, si Dios quiere, cuidate y gracias por preguntar, te queremos, besitos angel