domingo, 24 de enero de 2010

" Un guìa eficaz de la juventud".





Con estas palabras describió el Señor Karol Wojtyla al personaje más indeseable del Catolicismo mexicano, Marcial Maciel, creador de los Legionarios de Cristo.
La frase evidencia, además de un desconocimiento en la trayectoria de

tamaño farsante, un asomo de complicidad vulgar, si se pudiera probar que quien la pronuncio sabia de los manejos descarados de la figura del Sr. Maciel.
Todo este circo pone al descubierto la decadencia moral de la Iglesia Católica en México.
Violaciones a infantes, doble moral, asesinato, enriquecimiento ajeno a la doctrina evangélica que dicen pregonar. Falsos, como las tergiversaciones bíblicas en sus oficios religiosos.
Asunto de hombres, por supuesto, cada día son más los que no creen en la autoproclamada infalibilidad papal. La verdad no solamente nos hará libres, siempre tiende a saberse. Gracias a Dios.