sábado, 19 de septiembre de 2009

19 septiembre 1985. 7:19 am.


Me despierta una sensación extraña de mareo y voces, mi esposa me advierte que no tema, esta temblando.
El desconocimiento físico del fenómeno no inhibe que salte a la cuna donde esta mi hija y trate de salir a la calle, al parecer único lugar seguro. Pero la misma voz, me detiene, los vidrios caen desde los pisos superiores y pueden matarnos.
Las paredes de mi cuarto se quiebran y murmuran ante el movimiento del sismo. Con mi hijita cargada enciendo la tele, el Hotel Regis esta en llamas, las noticias empiezan a fluir desordenadas.
Son apenas la 7: 19 am y la ciudad ya es un caos, un terremoto de 8.1 grados con un tiempo enorme de duración ha dejado mas de 5.000 muertos y buena parte de la ciudad destruida. Entre silencio y los llantos de mi familia me acabo de vestir. En una emisora piden voluntarios, pido a mi mujer que me lleve allí. Al tomar la avenida Insurgentes las sirenas de las ambulancias rasgan el aire, imponen los nervios, comenzamos a ver los destrozos.
De la emisora nos llevan en camionetas llenas de voluntarios hasta los multifamiliares, que unos días antes había visto en pie, ahora ladeados, como empujados por una fuerza misteriosa sobre su base.
De allí al hospital, que ahora se llama Siglo xxl. La escena es impresionante, Una montaña de escombros me espera y una hilera de hombres y enfermeros y médicos tratando de rescatar a las personas atrapadas, las voces de afuera hacen silencio, para escuchar las de adentro.

Hoy a 24 años de aquella tragedia, que conmociono a la población del DF, y enluto a muchas familias, hago un alto en mi día y pienso en todo aquello y no puedo evitar mis lagrimas, en un minuto de silencio, por las victimas.

7 comentarios:

Carmen Rivero dijo...

Descarrador Ángel, he llorado como una idiota leyendo esto...
Miles de besos

Lazaro Gonzalez dijo...

No lo vivi como tu, pero recuerdo perfectamente la terrible tragedia.

Angel Collado Ruiz dijo...

Carmen, me creeras si digo que a pesar de 24 años, cuando me siento con alguna persona y hablo sobre esto acabo llorando, me traumo todo lo vivido, me involucré en la tragedia. Una vez que paso el terremoto, traté de calmar a mi familia y nos comunicamos con los otros de la ciudad, la electricidad se fue un momento y despues retorno. Le pedí a Eva la mamá de Abril que me llevara a la estación de radio donde pedian ayuda de personas para el rescate, todo el día estuve en el Hospital mencionado. Ahorro contar lo visto. Al regresar a mi casa pidiendo a las personas con vehiculos el favor, mi familia al verme se puso muy contenta, pero yo pensaba en las otras familias en los enterrados vivos y la cantidad de muertos por aplastamiento.
El fenomeno desperto una extraordinaria solidaridad humana, ´se que alguien me dio de comer y beber y no recuerdo esos instantes.
La ciudad parecia bombardeada.
He llorado mucho por ello. Es muy impactante, y despues la incomunicación, A los tres días mi ex esposa me acomaño al aeropuerto para enviar con un piloto una cartica breve, para Cuba, donde mi familia estaba en vilo por no saber de mi, la comunicación con el exterior se vio muy afectada.
Aqui lo dejo.
Un besito , gracias por todo.

Angel Collado Ruiz dijo...

Lazaro , gracias por venir, si mi hermano fue algo muy , muy impresionante, imaginate, Los Van Van estaban hospedados en el Hotel Regis que se incendio, cancelaron sus presentaciones y regresaron de inmediato a Cuba. Hace dos años vinieron a la ciudad y tuve la oportunidad de compartir con algunos de ellos, ya no quice mencionar aquello.
Un abrazo , cuidate, angel

angel collado ruiz dijo...

quise

Diliviru dijo...

Fatal, yo era pequeña, pero aun asi lo recuerdo, esa sensacion que con el paso de los años no se me ha olvidado.
Gracias a Dios lo puedes contar

angel collado ruiz dijo...

Dili, la semana pasada , reunidas las alumnas y las maestras, despues de entonar el himno nacional, dije las efemerides de la semana y al llegar al 19 se entrecorto mi voz y mi esposa que le tocaba dar clases se le aguaron los ojos igual que a mi, ella es de Coyoacán.
Corte el tono respire profundo y guarde un profundo silencio.
Despues vine y escribí esto.
Hija y ya no quise contar sobre el dificil día 20 de sept, uno despues. Estuve todo el santo día en la calle ayudando, alli hice muchos amigos y al llegar a casa en la noche una replica muy fuerte , nos saco a la calle, la ciudad estaba aterrada.

Tu eras muy pequeña, fue algo muy triste, un besito para ti y los tuyos, cuidate, angel