miércoles, 7 de julio de 2010

La traición ha sido consumada.

Con el anuncio en la Habana, por el Sr. Ministro de Relaciones Exteriores español, de cuyo nombre no quiero acordarme, de la liberación de los presos políticos y la oferta de viajar al extranjero, se empieza a vislumbrar la complicidad para escamotear al pueblo cubano la tan esperada democracia y se lleva a vías de hecho la tan mencionada traición de los judas eclesiásticos.


 La  liberación de todos los presos de la primavera negra no es un triunfo del tal Ministro, ni de los curas mediadores y oportunistas, es un triunfo de Orlando Zapata Tamayo de Guillermo Fariñas, de las Damas de Blanco, de los disidentes y periodistas independientes dentro y fuera de Cuba, de cada uno de los hombres libres que hemos hecho eco de la brutalidad y el atropello a los derechos humanos en Cuba.

Que pretenden hacer creer estos tres representantes de sus intereses particulares, que ya esta saldada la cuenta errada con el pueblo de Cuba y pueden continuar los tiranos destruyendo a Cuba.

La lucha continua hasta ver a nuestra sufrida patria libre de este grupo fascista que la ha hundido en la pobreza la represión y la miseria.

Ahora, más que nunca , es necesario denunciar esta confabulación ante el mundo y presentar a la Comunidad europea un pedido formal de mantener la posición común, entre tanto en Cuba no haya una democracia representativa y un verdadero estado de derecho.

Elecciones libres con candidatos de todas las tendencias y corrientes políticas. Que Cuba sea insertada en las naciones que gozan del privilegio que gozan en Europa y muchísimos países libres de este mundo, poder elegir libremente y ser elegidos, sin que al final de la jornada el voto fingido vaya a ser para postergar a un dictador que solo busca su propio beneficio.

Tenemos la obligación, los que podemos expresar nuestro desacuerdo, de denunciar  la manipulación que se pretende hacer de la triste realidad cubana.

Levantar las restricciones a la dictadura cubana es fortalecer a un gobierno que viola los derechos elementales de los cubanos.

Quienes tienen que irse de Cuba , con todos sus familiares son los tiranos y los cómplices , que han vivido estos 51 años , destruyendo la vida democratica, la dignidad y el derecho que tenemos los cubanos a vivir en un país libre y prospero.