martes, 20 de julio de 2010

El pueblo cubano mas Liborio que antes.


El asunto cubano es la historia de nunca acabar, ahora le van dando vueltas a otro cocido, pero de libertad nada, que se sepa, permitirán algunos trabajos por cuenta propia, digamos, las migajas serán prioridad del proletariado y los grandes capitalistas asociados con los grandes desfalcadores de la patria seguirán repartiéndose los pesos verdes a trote y moche como antaño hacia Batista.


Después de 51 años estamos peor que en 1959, por mi madre bohemios como decía el insigne Monsiváis, estos tiranos cubanos de revolucionarios no les quedan ni el recuerdo de la tripa del ombligo, y todo lo que inventan es para darle atolitos fríos al pueblo cubano. Ahora los van a engañar con algunas cositas laborales mínimas y soltarán para la calle a los paleros para armar una rumba de cajón y celebrar la apertura de la iniciativa privada limitada a limpiabotas, lavadores de carros, peluqueros, fotógrafos, oficios menores y subconexos.

Para una vez acabadas las marchas de las Damas de Blanco y expulsados los presos políticos poder dar un poco de circo al pueblo y embarajar la libertad.

Y Liborio vuelto a las andadas con su sombrero lleno de huecos y los pantalones zurcidos por los fondillos a ver cómo le pasan por delante de los ojos los platos de carne y las botellas de Courvasier, para las nuevas oleadas de Gringos turistas, que vendrán a pasear a Cuba, estos si castos y puros, no como aquellos de antaño, proxenetas y drogadictos.

Rubén Martínez Villena, como recuerdo aquellos versos tuyos: “Hace falta una carga para matar bribones para acabar la obra de las Revoluciones”.