miércoles, 28 de abril de 2010

Embargo, bloqueo o falta de transparencia administrativa.

Ricardo Alarcón lanza un grito desesperado, que intenta simular desafió, pero ni el eco responde a su llamado.
En verdad el presidente Obama hizo su parte y tanto los norteamericanos, como el mismo pueblo cubano no hemos visto una respuesta positiva a un acercamiento real, al contrario el gobierno de Cuba aumenta la represión.


Muchos cubanos intuíamos iban a suceder estas cosas, no por sabios, si no por conocedores de la forma de actuar ya muy vista, muy gastada y reiterativa de los personajes al frente del Estado cubano.


Cuando la Alemania Hitleriana, cercó los accesos a Stalingrado, y los suministros llegaban a cuentagotas al sufrido pueblo ruso, por una carretera angosta y bombardeada vilmente, estamos hablando de un bloqueo.


Lo que sucede en Cuba es otra cosa. Es la negativa de los diversos gobiernos de EEUU a comerciar directamente con Cuba y ofrecerle créditos.


En lo personal la medida no ha dado resultados, y lo puedo explicar de manera simple, a una dictadura se enfrenta o no, pero no comprendo un suministro de consumibles que ponen a la potencia americana en el tercer lugar como socio comercial de la tirana.


¿Quién puede dar una explicación coherente a esta situación y no contradecirse?


Más bien pienso y opino que lo deseado por la dinastía Castro Ruz es presionar a los EEUU, para que le sean otorgados créditos, con los cuales ellos puedan seguir ejerciendo el poder y otorgar ciertas canonjías al pueblo, al estilo de los años ochenta.
Unas ropitas más, algunas cositas de comer diferentes, teléfonos celulares, etc.
Sin entrar en los temas de fondo y de forma, como lo es la libertad y la administración del país por fuerzas realmente involucradas en una mejora del nivel de vida que permita al ciudadano de a pie, sentir que puede ser parte intrínseca de los cambios y del detenido progreso.
A pesar de todo el pretexto esgrimido por la cúpula militar, hace mas daño a la población su ineficiencia declarada y manifiesta que el dichoso seudo embargo.
O si no, que nos diga el Sr. Raúl Castro, que resultados positivos registra el campo en sus tres años de gestión, no siguen ahí miles de hectáreas improductivas, llenas de malas hierbas. Acaso un boniato, una papa, un racimo de plátanos requieren del levantamiento de un embargo.
Existen además, alrededor del mundo una cifra secreta de negocios que pertenecen o cooperan con la dictadura, atrayendo dinero fresco, algo similar, pero más sofisticado que el departamento a cargo de los hermanos de la Guardia, MC.
El presidente de la Asamblea del Poder Popular, pide a gritos que levanten el embargo. Mi pregunta es: En que beneficiaria al pueblo si no van a lograr ser libres, si nadie puede decir a donde va el poco dinero que ahora circula, que sucedería con millones en préstamo, sin mecanismos de supervisión y sin transparencia administrativa.
Tal vez a usted, o a otros no les interesa el punto o lo subestiman, o creen que exagero, pero no creo que el contribuyente norteamericano piense igual. Y no debemos olvidar que cuando el gobierno cubano recibía enormes sumas de dinero de la otrora potencia rusa, no salio adelante, quien garantiza que ahora si pueda hacerlo.
Si fuera dinero de Alarcón lo arriesgaría en manos de personas que no dan cuenta de los manejos del erario publico.
¿Si fuera dinero suyo, que haría, amable lector?