martes, 2 de febrero de 2010

Gelabercito





El tiempo corre presuroso por mi memoria. Muy atrás ha quedado el mundo artístico/plástico de la Habana. La inauguración de exposiciones colectivas. Algunas en la conocida Casa de la Cultura Checoslovaca en el Vedado habanero.
En uno de aquellos eventos tuve la ocasion de conocer al gran escultor cubano Don Florencio Gelabert, buen amigo de mi padre, y a su hijo del mismo nombre, que ya le decían amigablemente algunos Gelabercito. Flaco, algo más alto que yo. Para esa época éramos muy bromistas y risueños. Hicimos amistad rápidamente.
Ya tenía el en mente seguir los pasos de su afamado padre. Años después de haberme salido de Cuba, supe que residía en EEUU. Cosa que me dio a entender una nueva oportunidad para abrirse camino en el mundo artístico norteamericano. Muy favorable para los sueños de un escultor.
Lejos han quedado aquellas noches de Cubas libres y la hermosa presencia de Rosita, nuestra enamorada secreta.
Continúo leyendo de su recorrido artístico y de sus éxitos. Me alegra y permite que recuerde con agrado las noches de exposiciones y bromas.



 
foto> cosa extra;a con ramas . Escultor Florencio Gelabert, hijo.

3 comentarios:

Meulen dijo...

Muy interesante amigo

es posible que publiques otras fotos del trabajo de este escultor.???

me gusta la escultura, en realidad toda clase de arte y bien por los pasos del creador!!
aunque ya se nada se compapra estar en lo propio...
un abrazo!

angel collado ruiz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
angel collado ruiz dijo...

Meulen te asientan muy bien esos lentes.
Dejame buscar en el Baúl de los recuerdos alguna escultura del joven Gelabert. Gracias por pasar, un saludo cariñoso a Chaiten, angel