jueves, 27 de mayo de 2010

Intentan hacer pasar por enfermo mental al disidente Antonio Villareal.

Antonio Villareal, es el primer preso político, trasladado a un hospital por la dictadura cubana después de las conversaciones con la jerarquía católica.


Ha sido ingresado en un hospital Psiquiátrico.

Debemos exigir a la nunciatura Apostólica Romana, que interviene en estas negociaciones para que supervise el estado actual de salud del prisionero y certifique que no padece ninguna enfermedad mental.

Villareal corre el riesgo de ser tratado con métodos de tortura muy conocidos como el electroshock y medicamentos que alteren su razonamiento y su salud.

Si la Iglesia Católica se metió a redentor, es necesario que nuestros presos no salgan crucificados.

Desde ahora y desde aquí los hago responsables, tanto a la dictadura como a los dialogueros Católicos.

Sobre las consecuencias de una maniobra tan cruel e inhumana como esta.

Si dejaron morir en el Psiquiátrico de la Habana a unos pobres e infelices enfermos, no vinculados con la disidencia, que no serán capaces de hacer con nuestro hermano Villareal.