miércoles, 4 de noviembre de 2009

de Violencia


La TV francesa me ofreció ayer una noche memorable con el estreno del documental Un muro a Berlín, de Patrick Rotman. Tuve que hacerme de un lápiz y en una hoja anotar lo que veía y escuchaba. Adepta a la historia de la caída del comunismo en los países del Este y en especial de su símbolo el Muro de Berlín, pensé tirar un vistazo y después ir a las series policíacas o al canal de conciertos, sin embargo, me quedé bajo encanto mirando, por primera vez, una obra que reúne los grandes movimientos políticos y personajes , un fresco que aunaba lo que había aprendido aquí y allá en fragmentos dispersos de la historia y, sobre todo, escuchar a testigos de época – tanto el furibundo defensor de la represión, como el que salio a la calle-quienes utilizaron las palabras que necesitaba para comprender “el muro en la cabeza” que poseemos los que hemos vivido bajo dictaduras.


Recomiendo el documental, -sin dudas debería poner como grafica una hermosa chica desnuda o un chico mangon, para que se lea mi entusiasmo -y se busqué y se conozca cuanta modestia debe acompañarnos en la deseada libertad de Cuba y, a la vez, saber que en estos cincuenta años ha habido protestas, momentos culminantes, personas con dignidad que han arriesgado sus vidas, sin alcanzarla- no es un fenómeno único y extraordinario de la nueva generación bloguera- ; y estar segura que sin la chispa, la decisión de alcanzarla, aramos en comidillas de barrio,” ay, la quiero, pero sin arañazos”

O sale todo el mundo para la calle y apoya a los plantados, y desafía y arremete durante el tiempo que sea, o desde aquí, en utópica invito a blogacciones y cacareos que atraen la atención internacional y son olvidados un mes después. No voy a renunciar a ellos, pero alerto en la necesidad de que cada vez se sumen otros y se constituya esa fuerza representativa, dentro de Cuba y afuera que no dialogue como el que mendiga, que vaya frente a los Castro como el que tiene razón, ha ganado y exige derechos.

Sean presidentes de naciones , sean personalidades que han acumulado experiencias en la lucha de medio siglo, sea el que tiene a su familia dividida, al que le negaron su condicion de homosexual, sus creeencias, todos, representados en un "partido", "frente", "asociación" -como se llame- libertaria y diga, “quítate camajan, tu hora ha sonado”.

Para eso, los que dedican enormes sumas de dinero a mantener la disidencia deben centrarse en el objetivo de acabar esto, de no retardar más el proceso y avistar como ponerle la zancadilla final, pues el miedo siempre estará. El miedo de adentro –a hacerse yaya, ir a prisión-, el miedo de afuera, en ese momento en que se desate el cambio, no habrá estructura, biografía, puesto, personalidad que resista al mismo.



La lucha por cierto poder de la disidencia entre los disidentes, es una limitación antihistórica y de un analfabetismo humano y político que abruma. ¿Qué poder y qué disidencia sin plaza?, la plaza es valida cuando se gane, y no hay meritos acumulativos,- hay acumulación de pasos y acciones que quiebran el totalitarismo- y la honestidad de quien busca la libertad, se entrega a ella, y la consigue… ¿el después?, veremos como nos saldrá.

Tendrán que despertar quienes ya se ponen en el puestecito que les subirá “al trono” en la democracia; oteando a derecha e izquierda, estamos en la era de empujar y cuando esto sucede se puede caer uno, no tener la suficiente fuerza, no llegar o pasarse. Todos validos, que tampoco se hacen las acciones para que te hagan miss o mister universo de la heroicidad aislada. Es la Era de querer a todos en el empujón, de ahí saldrá la energía de cambio.

Pero ese momento, ese infinito momento en que todo el proceso contestatario, en que la resistencia pacifica decía “somos el pueblo” a los policías, ante la represión, se convirtió en “somos un pueblo”, cantando lo que se siente cuando se llega a derrumbar el muro, ese es el momento que me gustaría vivir, el que no quiero perderme.

Voy a copiar los apuntes, para que resalten las palabras de otros, los que llegaron…

Berlín, 1953 – dos mundos, primeras huelgas cansados de reconstruir Berlín y ser tratados como esclavos…1956. Hungría se subleva, los tanques contra los opositores. Los espías cavan túneles para escuchar que hablan los soviéticos con los berlineses…Kennedy, Tanques frente a tanques enemigos en el centro de la ciudad, peligro de la tercera guerra mundial, guerra fría…Honecker suelta lo que tanto hemos escuchado “la existencia del país está en peligro”, el capitalismo, los yanquis, los de afuera vendrán y nos destruirán…los que atravesaban los siete barreras, los cables, las púas, el muro, los tiradores, los que saltaban , se lanzaban, cavaban…Polonia, Solidaridad… Perestroika



El testimonio de un ex agente de la STasi se convirtió en la primera lección: “Pensamos que todo lo que sucedía venia de la mala dirección – léase, en Cuba los Castro- cuando es el SISTEMA, el estado omnipresente que ahoga al individuo y estrecha sus aspiraciones.


Los Castro abajo y toda esa parafernalia sacro-escatológica-rimbombante y deshonesta de “el socialismo es bueno y protege al hombre”. Carajo, que mediocridad de vender meritos que otras sociedades capitalistas – y me refiero a la salud, por ejemplo, llevan a diario.

Segunda lección: EL cambio debe nacer del interior del sistema- si, como ahora hacen los plantados, como hacen muchos desde la isla. Sitiados, plantados, protestotes, mujeres que marchan, a quienes hay que apoyar pues tienen como misión volver locos a esos sinvergüenzas.

Tercera: El poder tiene que reconocer que existen, que es un sindicato, grupo, partido, anhelo independiente y que le pone y pondrá el tinglado cada vez más malo. Esto es violencia, sin temor a la palabra, o se le mete el pie o siguen aferrados a sus puestos en la Habana.

Cuarto: los que tienen dinero, o poder, ponerse en realidad al dia y reconocer a la Resistencia cubana como impulsadora del cambio y la democracia. Ponerse ahora, no despues con riquisis y embajadas y diplomacias, ahora.

El documental da la importancia que merece a las reuniones pacificas en la iglesia de San Nicolás, veladas en que se pedía por los presos políticos, efectuadas de forma sistemática, todos los lunes. De un grupito, pasaron a centenas, a miles de personas en lo mismo, que marchaban como lo hacen las damas de blanco, quienes ya, sin más tardar son nuestro símbolo, y están ahí socavando las raíces de la crueldad.

Me pregunto ¿a quién le conviene que los Castro estén aun en el gobierno? –quizás a Chávez y a los izquierdistas de pacotilla, fumadores de utopías latinoamericanos y a ciertos que hacen su negocio en país sin leyes- el resto, ¿donde están?

Gorbachov afirmó, “no podía tomar decisiones sin infringir la ley” y lo hizo, porque sin esa violencia de cambio, seguimos nadando en aguas estancadas.



Anoche vi como manifestaban en masa, no una, muchas veces, y hubo heridos y presos y seguían, y lograron que este 9 de noviembre celebren el veinte aniversario de la caída del muro y sentí orgullo de ser una más en este ir, en la marea que necesitamos dentro y fuera de la isla.


Para culminar la tv paso Good Bye Lenine y este jueves se proyectará una entrevista confesión conversación de Gorbachov con Vedrine… además retransmitirá las ceremonias previstas por la caída del muro y documentales… que quería compartir con los cubanos, numerosos en los miamis y otras latitudes, a mi me montaron el animo. Parece que esto camina.

Rotman, para cuando el documental de nuestros muertos, ahogados, presos,plantados,mujeres de blanco, de nuestras familias divididas? La historia espera.




Tomado del blog de MARGARITA GARCÍA  ALONSO http://chiquitamala.blogspot.com

2 comentarios:

angel collado ruiz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
angel collado ruiz dijo...

Estamos llenos de muros, de indiferencia , de apatia ,de pequeños cotos de poder, de manipuladores , de arribistas, de beneficiados en sus egoismos y en los egos pequeños.
Estamos llenos de pequeñeces, sin mirar la libertad de frente, con sus riesgos, sí, pero tambien con sus oportunidades.
Veo esas mismas caras de estúpidos utiles, gritando Vivas a un cadaver historico, como si eso les pusiera más comida en sus depauperadas mesas, como si pudieran pensar y decidir libremente, como si el vecino fuera un enemigo, en vez de aceptar la personalidad ajena, y seguir siendo buenos vecinos y darse la mano como siempre y dejar de ser quinta columna.
Podemos tener puntos de vista diversos, como granos de arena, pero la realidad inocultable es que un grupito de militares y compinches se estan tragando todo el pastel.
Entenderan eso los infelices manipulados frente a la casa de Vladimiro, lo entenderan los que vigilan a Yoani a Claudia, a las Damas de Blanco, los que en su día me vigilaron a mí?
Entenderan su condición de esclavos utiles y su miseria en aumento y su porvenir en crisis y el rancho cada vez mas en ruinas.
Piensan en ello o solo actuan como automatas, al servicio de un grupo letal?
Gracias Margarita, Gracias Carmen.
Tenemos que seguir dando golpes a la muralla mental.

04 noviembre, 2009 10:19