miércoles, 12 de noviembre de 2008

Hagan apuestas... señores.!

Ninguna señal indica que se aproxime un acercamiento entre EE.UU. y la tiranía cubana, solo un juego político que hábilmente empieza a ser implementado, de manera sutil por las autoridades cubanas.

Los observadores, no ven cerca una mesa de negociación, que tenga como tema, el levantamiento del bloqueo hacia Cuba, o una iniciativa salida de aquella parte, que indemnice a su contraparte norteamericana por las abruptas nacionalizaciones al inicio de la revolución.

Liberar a todos los presos de conciencia de manera incondicional seria bien visto, no solo por los EE.UU. , si no por una Comunidad Europea que ha dado muestras de buena voluntad, acercándose nuevamente a un gobierno que necesita urgentemente ayuda económica para sobrevivir.

Quedando falsamente zanjado el asunto que motivo la ruptura hace cinco años.

Sin embargo esa seria la reacción de un gobierno fuerte y no es precisamente el momento por el que atraviesa la cansada dictadura cubana.

La represión se agudiza y las brigadas de reacción rápida, de corte paramilitar, auspiciadas, organizadas y transportadas por el régimen se hacen presentes inmediatamente en cualquier evento que se sale de control.

No veremos pasear por la Habana, una embajada de buenos deseos, ni acercamientos diplomáticos, de parte del vecino del norte.

Algo debe suceder con el bloqueo, que sé a convertido en un pretexto idóneo del gobierno cubano. Para justificar todo tipo de incompetencia y bajos rendimientos.

Todo es un boxeo de sombra, en una coyuntura histórica para ambos países.

El Estado de la Florida ha sido un bastión fundamental con su poderosa comunidad cubano-americana, en la victoria del nuevo presidente electo en Norteamérica.

Ansiosos por ayudar a sus familiares en la isla, atados a una crisis sin fin y un gobierno que cierra cada vez más las vías de entendimiento social y económico.

El exilio pide, a su nuevo presidente, que autorice los envíos de remesas sin restricciones y los vuelos a Cuba de manera libre.

Estas dos medidas humanitarias, prohibidas por el Sr. Bush, son un reclamo de una comunidad con un peso político importante, profundamente conocedora de los entretejidos de la política, atrapados entre convicciones y cuestiones afectivas que como en un secuestro real los hace cómplices y victimas al mismo tiempo.
Todo hace pensar que estas dos peticiones, han de ser el signo de una política pragmática y sigilosa.

El expresidente Carter, en el inicio de su mandato, opto por un acercamiento hacia Cuba, que trajo como resultado una desbandada masiva, al comparar los cubanos su calidad de vida, con los familiares fuera de la isla.

No creo que con esas experiencias, la tiranía este buscando un tipo de acercamiento similar.

Lo que parece buscar, desesperadamente, es una relación económica, que autorice créditos, que alivie la estrecha situación actual.

Culpando a los distintos gobiernos norteamericanos de haber contribuido a esta depauperación nacional por causa del bloqueo.

Cuba tiene recursos, que no por recurrentes dejan de ser efectivos, amenazar nuevamente con una salida masiva y desordenada, caso, que seria aplaudido por la comunidad de Miami, pero difícil de asimilar para el gobierno de un país que tiene como prioridad implementar una estrategia, que lo saque de la grave crisis que esta heredando.

Si este amago se hiciera presente, no podrá avanzar en su intento.

El grupo gobernante de Cuba estaría poniendo al nuevo presidente norteamericano en una situación difícil ante una comunidad cubano-americana que lo acaba de beneficiar con un alto porcentaje de sus votos.

Creando no solo un vínculo político inmediato, que es necesario capitalizar, sino con miras al año 2012, posicionarse exitosamente.

Esto hace evidente lo complejo de la trama.

Es de dominio público que la Dictadura Castrista, no desea relaciones diplomáticas normales con los EE.UU.

Desea recibir créditos y usarlos en lo que ellos decidan necesario, para sus propios intereses, sin tener que renunciar al control perverso y tiránico sobre el pueblo.

Impidiendo que sea tocado el tema, de la libertad y los derechos humanos ni sujeto a discusión, negociación alguna que los mencione.

Posiblemente para los Empresarios norteamericanos, en momentos de crisis, un mercado necesitado de todo, como es Cuba, sea muy atractivo, pero nunca suficiente para convertirse en punto de negociación, poniendo el interés económico por encima de la carencia de libertad y el respeto a los derechos humanos, que le reclamarían muchos en el mundo al próximo inquilino de la Casa Blanca.

Tampoco seria oportuno, para el gobierno cubano, en estos momentos de crisis nacional, la llegada de miles de cubanos que habitan fuera de Cuba, sobre todo Miami, en un arribo masivo a los aeropuertos cubanos, aún aliviando con su derrama económica las arcas destinadas al pueblo, desahogando un poco, la presión causada por 50 años de políticas económicas erradas.

Por el temor cierto de una influencia de libertad, que el gobierno debilitado no sabría como manejar.

Todo se reduce a muchas jugadas y pocos resultados, pero siempre con un resultado positivo para Cuba.

Viajes controlados y remesas enviadas de manera libre, al cabo lo que urge para la dictadura son divisas circulantes.

El aire fresco que les permita salir del bache momentáneo y esperar una reactivación del comercio con los próximos incautos de turno.

Cuba gana, en este juego de apuestas, pero van a ser parcos al expresar opiniones políticas sobre el presidente Obama, aún es temprano para hacer apuestas.

Lo cierto es que la casa nunca pierde.

El levantamiento del bloqueo, sin condiciones, por parte del nuevo presidente norteamericano, es una jugada que implica liberar créditos y proceder a reactivar una economía de un país que no vive en libertad y que no va a beneficiar al pueblo con dicha medida.

Cuba habla de sentarse a dialogar, sin ofrecer democracia, una visión muy pobre ante una posición contraria que emana victoriosa de un proceso ejemplar de votaciones democráticas.

Qué interés puede motivar a este supuesto dialogo sin condiciones?

Cuba que ofrece a cambio. Estaría dispuesta a otorgar libertad y derechos a sus ciudadanos. ?

Se necesitan hechos contundentes para llegar a esos momentos y Cuba se ha visto lenta.

La dictadura tuvo la oportunidad estratégica, con la enfermedad del expresidente.


Un reajuste a su desprestigiado sistema electoral, dando la oportunidad al pueblo de elegir libremente un nuevo presidente, antes de las elecciones norteamericanas.

Una amnistía a los presos políticos y una recomposición del Poder Popular, hubiesen sido pasos inteligentes, para un acercamiento con los EE.UU.

Se opto de manera unipersonal, como rancia aristocracia, de imponer presidente sin consultar, al pueblo.

Estas son formas que dan la razón a la preclara mente de Marti, Cuba esta siendo mandada como se manda un cuartel, impositivamente y a rajatabla.

Al creer conocer a su enemigo histórico pecan de confiados, el capitalismo norteamericano, no opera igual al europeo.

Ni es el momento adecuado, la época de grave crisis mundial , que se requiere atender, cuestiones de envergadura que atañe a un capitalismo que sufre una transformación de forma y de fondo.

Ante un pendiente menor como es el caso de la mas vieja dictadura de América que se ahoga poco a poco en su anacronismo.

Analistas opinan que las personas al frente del gobierno cubano, no tienen la intención de efectuar cambios en su política interna.

Esto demuestra claramente que no hay seriedad de propósitos, echando por tierra cualquier negociación formal que dicen pretender.

La moneda esta en el aire. Hagan apuestas señores. !

1 comentario:

Carmen Rivero dijo...

Hola Angel, decirte que me ha gustado mucho el nuevo "look" que le has dado tu blog. Como decímos por estos lados: "está guapísimo".
Felicidades
Saludos