jueves, 7 de julio de 2011

La Responsabilidad de ser líder.

Mucho se podría escribir sobre la visita del poeta Javier Sicilia al Castillo de Chapultepec. Desde el simbolismo extraño que este lugar encierra, al reconocimiento implícito de un gobierno que no es tal .

Pasar por el trágico episodio de la muerte de un familiar es lugar común en este triste periodo en que nos ha sumido la mafia en el poder. Aparentando que todo es para bien de México nos han impuesto una guerra que solo ha traído muerte y luto al país.

Para nadie es un secreto que tras muy altas bambalinas se ponen de acuerdo y se hacen arreglos que luego se rompen y provocan todo este caos en que ahora vive envuelta la sociedad.

Esto provoca la muerte de miles de inocentes conocidas en el argot popular como daño colateral. Sin que se vaya al centro neurálgico del asunto y se tomen las medidas pertinentes para cesar este baño de sangre.

 Es sabido los intereses de grupos políticos y  delincuenciales  hasta el punto que no se distinguen entre unos y otros.
En un estado así de cosas , sucede el asesinato del hijo del poeta Sicilia y otros jóvenes que lo acompañaban, detonante que provoca otro movimiento social. antes fue el caso del hijo del Empresario Marti, y existen otros asesinatos que han generado otras  protestas , incluso particulares que optan,  debido a la impunidad y la indiferencia de los cuerpos investigadores del Estado, asumir las pesquisas por su cuenta y riesgo.

México está dividido entre dos grupos bien definidos , los poderosos , donde incluyo políticos y altos empresarios y las clases trabajadoras  pequeños propietarios, obreros ,campesinos,intelectuales y maestros.
Los necesitados que cada vez somos más, vemos como un grupo que está en el poder no hace nada por ir al fondo del verdadero problema y buscarle solución nacional.

Los verdaderos culpables  no son los grupos de Narcotraficantes, es la corrupción administrativa, el desvió de recursos,  el cohecho , la impunidad para ajustar cuentas a los ladrones de la nación.

Nunca en nuestro país las clases necesitadas fueron más, nunca antes nos hemos visto más incapacitados para poder sobrevivir a la pobreza.

Siendo un país rico en recursos naturales y mano de obra capacitada. Los salarios son de hambre, los servicios son altos y de mala calidad. Nadie exige cuentas, nadie ofrece cuentas claras sobre los manejos del dinero publico. Estamos siendo atracados en descampado y para colmo nos endilgan una guerra innecesaria, que podía haber sido evitada con un gobierno que hubiera tenido un mínimo de moral y coherencia.

No vengo a criticar si Sicilia le dio un abrazo al hombre que ha provocado el  dilema en que hoy estamos envueltos, cada quien hace lo que le parezca mejor, pero cuando se está al frente  de un movimiento social de tal magnitud , la simple lógica nos dicta la actuación que debemos llevar a cabo. Porque la misma situación que convocamos nos hace convertirnos en voz de muchos y ya no es un solo hombre, ya no es un  problema aislado, ahora es  voz de los que aglutina y a ellos se debe.
Lo que amerita no es criticar sino recapacitar y reordenar las fuerzas. Ni a Chapultepec, ni a los Pinos. Hacer efectivo el próximo voto para evitar otro sexenio de sangre.