jueves, 13 de marzo de 2014

Lucha de contrarios o juego malvado

Un día ante los ojos indiferentes del mundo alemanes y rusos se dividieron Polonia.

Si queremos entender las razones que mueven este mundo, podemos quedarnos sorprendidos ante la actuación de los líderes mundiales.

He sustentado estos pensamientos durante años en la dualidad bueno/malo. Sin Satanás probablemente el actuar del Cristo hubiera sido de otra forma.

Cómo pudo sobrevivir la Revolución rusa, combatiendo contra los guardias blancos y bloqueados por grandes países capitalistas. 

¿Realmente las grandes potencias querían destruir a la naciente URSS?

China es ayudada por los EEUU a desalojar a los invasores imperialistas japoneses en la segunda guerra mundial.

Nixon le tiende una mano a China posteriormente y privilegia el comercio con la Dinastía de Mao.

Cuba declara su revolución socialista a 90 millas del Imperio más potente de la tierra y acaban convertidos en el tercer socio comercial de aquellos que dicen odiar a muerte.

EEUU invade Panamá para secuestrar y juzgar a un antiguo empleado de la CIA  y después repite la operación en Iraq. En ambos lugares deja un rastro de muerte y destrucción.

El atentado a las Torres Gemelas del WTC, dispara una guerra en Oriente medio que solo demuestra el inútil poderío de un gigante brabucón y cansado.

El presidente de Venezuela acusa al Gobierno norteamericano de la actual crisis que padece, y toma la decisión de enviar un Embajador. 

Sin embargo rompe relaciones con una nación pequeña a la que debe dinero.

Sospecho que se necesita un contrario para mover intereses e intereses para evitar que no desaparezca el contrario.

Hoy Rusia vuelve a las andadas imperialistas. El mundo ladra. Pero dependen del gas ruso.

Acepto con humildad qué alguien me explique está loca lucha de contrarios.