domingo, 16 de octubre de 2011

Gladiolos Blancos

                                                               A la memoria de Laura Pollán .

La libertad ha sido secuestrada en Cuba. Un grupo de matones sin orden ni ley civilizada, opera de manera primitiva, creando un régimen de terror al más fiel estilo fascista.

Se acepta como bueno un traspaso de mando entre parientes. Las tropas de choque actúan violentando el derecho que deben a los ciudadanos y los encarcelan y levantan en plena vía publica con lujo de violencia. Las mujeres son vejadas y golpeadas . Y ahora recae sobre los grupos paramilitares la sospecha de inocular virus a la líder de las Damas de Blanco, Laura Pollán, fallecida el Viernes pasado en un hospital de la Habana.

Todo este clima que se vive en Cuba, se puede ver como una escalada de la violencia terrorista de la dictadura, pero es también un signo evidente del deterioro moral que marca los fines de un gobierno que no da para más y en plena decadencia arremete con todo el poder oscuro del Estado, en contra de civiles pacíficos que desean una oferta de paz y democracia.

 En contraposición transitar hacia un Estado de Derecho y Democracia en Cuba desalojaría a  toda esta porquería de ineficientes y asesinos que hoy desgobierna nuestro país.

Entristece el grado de envilecimiento que se ha desatado a todos los niveles de la vida política, negando  la  posibilidad de ofrecer sus puntos de vistas. Cerrando los caminos a vías de discusión de los problemas que aquejan la vida nacional creados en su inmensa mayoría por los mismos que se resisten a dejar el poder.

Jamás la vida nacional había sufrido tanto descalabro en tantos rubros . Y en donde más retroceso se nota es en lograr buscar la mejoría en los proyectos de vida de los obreros y campesinos. De jóvenes y mujeres.

Quizás estos cerebros enajenados y envejecidos, apuestan a la violencia , al crimen y a la difamación creyendo que podrán impedir la justa rebeldía del pueblo que ha tomado conciencia de los métodos fascistas a los que recurren cada vez con mayor descaro, los sicarios al mando de la isla.

Los grados de confrontación van definiendo un panorama nacional que indica claramente que en vez de disminuir, los focos de grupos disidentes va en aumento y son cada vez más difíciles de controlar.

Es bueno enviar un mensaje a los personeros de la tiranía, No habrá borrón y cuenta nueva, no habrá perdón y olvido, el peso de la justicia será ejercido sobre todos los violadores de los Derechos Humanos .

Cada rostro etiquetado de los personeros del fascismo tropical, será un expediente abierto , un caso a juzgar en una Cuba Democrática.

Para que el sacrificio de tantos en aras de la libertad y la democracia no sea en balde.

Se lo debemos a nuestros muertos.