miércoles, 23 de marzo de 2011

Guerra Cibernetica . Nueva puesta en escena.

Quién ha visto agitadores sin argumentos, y revolución sin agitadores. Quién entiende de la actitud de Castro en su frustrada vejez , entenderá estos impulsos desesperados en pelear contra todo lo que diga Made in USA en público y en privado bendecir la ayuda que ese " extraño enemigo" aporta día a día al mejunje político indefinido en que se ha vuelto esta caida ideologica de los adalides de antaño.

Vociferar contra el Presidente Obama debe tener de placemes a los seguidores del viejo actor. Todos aquellos que ven en un tirano al defensor de los derechos de los oprimidos están aplaudiendo hoy la reflexión del hombre que no ha podido crear bienestar en nuestro pueblo y que nos deja cada día que muere en mayor ruina economica y moral.

A sabiendas que los discursos en las  giras durán poco en la memoria de los pueblos y menos en aquellos que como el cubano sale todos los días a subsistir debido a la miseria de vida en que está sumido, se requiere de otros ardides y se a creado apresuradamente una puesta en escena más contundente , " La Guerra Cibernetica", puestos entre la espada y la pared, con el cable optico instalado desde su aliada  Venezuela y sin poder impedir que el uso de la Internet desde celulares y otros medios sea usado por personas que prefieren decir sus propias opiniones, antes que ser repetidores de mentiras oficiales, se da inicio a soltar a los agentes de la UCI , preparados para  contrapuntear con los miles de bloqueros cubanos que disienten del regimen y están instalados en Cuba y en la diaspora.

Ahora veremos aflorar páginas que tratarán de ir vertiendo sus mentiras a traves de la red. Seremos testigos de personajes creados en la oscuridad de la fabrica de censura y la desinformación , para salir al paso con cuanto rollo les sea indicado desde su Comando Central de Desinformación.

Tal batalla no será librada solo en Cuba, incluso no dudo que intenten atemorizar, como ya lo han hecho, a los bloqueros independientes dentro de la Isla, acusarlos de agentes al servicio de una nación extranjera , o cualquier otro cargo de los que son especialistas en crear.

Pero que podrán hacer con aquellos que no estamos allí y que no dependemos de sus redes , ni de sus amenazas , ni nos importa que sus perros ladrén hacia la luna de las ideas. Cada quién es libre de opinar ,de decir y de escribir lo que desee.

Ardua será la batalla por intentar, más que reprimir, convencer a los internautas que la revolución no es un fosil insepulto, que Castro no es un tirano , que su hermano  puede concretar los proyectos que empieza. Y que  existe libertad  para opinar y disentir sobre el modo como ellos llevan el control administrativo del país y la debacle economica en que su ineptitud lo ha sumido.

Dejemos a un lado los discursos , y las reflexiones, si viene el circo, recibamoslo como se merece.