viernes, 12 de julio de 2013

Qué es "La Vida Privada"



Dependiendo el humor con que se enfoque dicho tema, podremos afirmar que es algo de ciencia ficción, realismo mágico o trágico. Novela negra, literatura barroca o drama griego.

Vida privada no es saber lo que todo el mundo sabe, por eso ciertas personas no la tienen.

Es saber exactamente lo contrario. Lo que se trama dentro y se comparte con otros y por supuesto puede afectar a terceros.

Porque si fuera saber por saber, para eso existe el chisme que no lo supera, ni la mejor novela de nuestras televisoras.

Un buen chisme, activa mecanismos sofisticados del cerebro, que operan como resortes de ágil desempeño, se deja todo y se presta oídos, hay que estar informados, nadie sabe en qué momento esa información nos va a ser útil.  

No existe la vida privada como concepto al que aferrarse,  más de un organismo sabe lo suficiente de nosotros para poder ofrecer un juicio de valor.

Y el resto, aquel que creemos intocado, a salvo de los cuestionamientos. Depende de qué tan importante se vuelva nuestro proyecto de vida.

Saber quién es quién, permite a los gobiernos tomar ciertas decisiones, de muchas índoles, desde aplicar programas de salud pública hasta evitar terrorismo o vandalismo.

Estoy seguro que todos los países saben más de tres cosas de sus habitantes. Por seguridad nacional nada más, sin tocar otros puntos.

Extender un pasaporte, requiere de cierta cantidad de información.

Expiar es una ciencia en pleno desarrollo.  Casi todas las embajadas del mundo son nidos de espías.

Agencias  creadas al efecto. Con doble propósito. Secretos bancarios que son codiciados por violadores cibernéticos.

La lista no acaba nunca.

Si algunos hombres de buena fe, creen que las Cartas Magnas los defienden de estas trasgresiones, deberían probar a demandar al Estado.

Podría ser el próximo libro de moda, pero nunca sabríamos a ciencia cierta que pasa, en todos los aspectos.

Sabemos no solo que nos observan, saben más de nosotros que lo imaginado por nuestras propias mentes.

Como viví durante 25 años bajo una dictadura totalitaria, sé muy bien el tema.

Y eso que en mi país de origen el 90 % de la información personal, es recabada por los CDR (Comité de Defensa de la Revolución) de manera directa. ¡Y cuidado se le ocurra a alguien falsear datos!

Y todas las Embajadas cubanas tienen su propio equipo de espías profesionales, incluso hasta en la misma Agencia de Inteligencia de los EEUU tienen incrustados agentes secretos.

¿Estados Unidos espía a México, y creen que México no hace otro tanto con ellos y con otros países?
Ninguno se salva de ser espiado.

El aceptarlo nos evita sufrir manías persecutorias y falsas expectativas de nuestros  gobiernos. ¡No somos más que piezas en un juego donde no se puede confiar en nadie!





2 comentarios:

Obispo Purpura dijo...

Queridisimo Angel, los recuerdos que no se van...sobre todo aquellos malos recuerdos.
La tal "revolucion" cubana (que de cubana NADA tenia) puso todo su esfuerzo en crear enemigos e hipocritas dentro del pueblo.
Aun queda aquella memoria de la recogida del Capri, por Sept. de 1968, cuando ambos, tu y yo, estabamos metidos en aquella UM 3296, conocida como Amistad Cubano-Sovietica...que de "amistad" no tenia nada.
Poco falto para que a mi y a Yon Calabaza nos partieran en dos puesto que, aquella fatidica tarde, andabamos por La Rampa "pisteando" porque nos habiamos dado "la pira" de la Unidad.
La represion castrocumunista no nos permitia ni siquiera oir a The Beatles. Cuantas veces me embarretinaron por practicar aquella "actividad subversiva" que era oir a la WQAM en aquel horroroso plantel "escolar".
La privacidad ajena no existia para aquellos cuadros de mando que, en realidad, eran unos energumenos.
La privacidad del estudiante, violada e irrespetada por las requicias.
Aun recuerdo cuando castigaron a Villasuso porque le hallaron un cancionero con las canciones de Los Meme...
Los pueblos tontos de America nada saben de aquellos atropellos y desmanes cometidos por los castrocomunistas...pero nosotros si.
Quizas tu, que eres escritor, puedas escribir algunas lineas, como sencillo homenaje a aquellos estudiantes que fuimos conejillos de indias usados en la creacion del "hombre nuevo"...demente elocubracion del Chancho Che Guevara y sus experimentos castrocomunistas.

Angel Collado Ruiz dijo...

Obispo me has hecho recordar años tremendos! Quizá algún día escriba algo , no soy narrador, solo un mal poeta enamorado de la luna, como dijo Arenas, pero el testimonio vale la pena el riesgo! Un abrazo desde México!